Trucos sencillos para relajarte y descansar en casa

Estar en casa no siempre garantiza el mantenerse relajado y libre de estrés; de hecho, existen múltiples estudios que dicen que el trabajo en el hogar es uno de los que más cansa y menos se considera como un trabajo.

Si a eso le sumamos la gran cantidad de personas que están haciendo teletrabajo, entonces el estrés diario en el hogar aumenta cada vez más, lo cual es poco saludable y muy problemático. Pero todo tiene solución si ponemos de nuestra parte y elegimos los edredones correctos.

Puedes comenzar eligiendo un lugar tranquilo que será la base de operaciones para tu paz y relajación; comúnmente se utiliza para este fin el dormitorio, ya que cuenta con decoración especialmente pensada para estar relajados y dormir.

Adecúa el espacio para que no quede nada al azar; ya sea que tengas una cama doble o sencilla, una de las mejores recomendaciones es elegir sábanas blancas y edredones en colores neutro como gris o tonos tierra. Luego de que tu espacio sea un reflejo de la paz que necesitas, es momento de ponerse manos a la obra.

Consejos para relajarte:

  • Haz yoga, si no tienes experiencia puedes descargar una app o ver algunos videos en YouTube que te ayuden a realizar los movimientos, siempre teniendo cuidado. Como dato adicional puedes usar un par de edredones para colocarlos en el piso en donde realizarás la actividad si no cuentas con una esterilla.
  • Tome una bebida caliente que no tenga alcohol y de preferencia tampoco tenga cafeína, entre los favoritos están los tés de hierbas y la leche caliente. Si quieres acurrucarte en tu cama con la bebida, no olvides los protectores antifluidos para evitar cualquier accidente.
  • Lee un libro por diversión. Quizás te parezca extraño resaltar lo “divertido”, pero la verdad es que, aunque nos guste leer, no todas las lecturas causan el mismo efecto en nuestro cuerpo. Cuando hacemos una lectura de algo que nos gusta nos llenamos una serie de hormonas que generan satisfacción y relajan nuestro organismo.
  • Toma un baño caliente y envuélvete en el aroma de las sales minerales y los jabones de aromaterapia. ¡Si tienes una bañera es un plus! No olvides envolverte en una salida de baño suave y cómoda, para finalizar tu día metiéndote a la cama con unas inigualables sábanas de algodón que se encargarán de abrazar tu cuerpo y fomentar tu descanso.

Deja una respuesta